domingo, 8 de marzo de 2009

Linzer Torte. Más de 300 años de historia

Hoy quiero hablar de una de mis tartas favoritas, tanto por su sabor como por su sencillez a la hora de prepararla. Es cierto que el sablé, o sea, la masa es un poco más complicado de preparar que otros debido a la cantidad de ingredientes que lleva y esa es también la causa principal de que su sabor sea tan especial y sabroso.


Debido a que nací en un país del centro de Europa y mis primeros años de vida transcurrieron allí, ésta era una tarta que he comido a menudo. Era fácil encontrarla en todos los supermercados, cafeterías y pastelerías, una tarta perfecta para merendar un niño, para tomar con un café a media tarde o para desayunar. Energética, con buen sabor y larga duración. Ni siquiera es necesario guardarla en nevera.
En fin, que el simple hecho de escuchar la palabra linzer, me trae a la boca uno de los primeros sabores que recuerdo, el ácido de las frambuesas con la mezcla de especias… mmmm … este sabor y el del chocolate siempre me transportarán a aquellos años.

Los datos apuntan a que es la tarta más antigua del mundo, al menos renombrada y certificada. La preparación de esta famosa especialidad de la ciudad austríaca de Linz está escrita a mano en un libro de cocina que data del año 1696. Hoy la tradición la sigue cultivando la familia Jindrak desde el año 1929 y, de hecho, una de las visitas imprescindibles si estamos en esta ciudad es la del café-pastelería Jindrak (Herrenstrasse, 22), que ahora regenta Leo Jindrak II tras darle el testigo su padre, Leo Jindrak I. La deliciosa tarta, con confitura de frambuesa y masa perfumada con canela y clavo, se ha convertido en uno de los emblemas de la ciudad y en una de las compras obligadas si se tiene la fortuna de visitarla.

Cuenta la leyenda que la Emperatriz Elisabeth, conocida como Sissi, adorada por todos los austríacos y gracias al cine y a Rommy Schneider por el resto del mundo, solía coleccionar recetas de esta tarta ya que le apasionaba su sabor. Debía ser golosa, porque también fue ella junto a su marido el emperador José los primeros en probar la famosa Dobos Torte, que junto a la Sacher Torte (otra de mis favoritas) es una de las dulces herencias que nos ha dejado la pastelería austríaca.

Os dejo una receta, pero seguro que encontráis muchas otras en internet, la mía es de un libro que tengo en alemán y que tuve que traducir previamente, aquí la pongo:



SABLÉ LINZER
150 gr mantequilla
150 gr azúcar glas
1 pellizco de sal
1 huevo
Clavo en polvo (una punta de cuchillo)
¼ cucharadita de canela
150 gr avellanas molidas u almendras (yo prefiero avellanas) o una mezcla de ambas
150 gr harina de repostería
Un poco de ralladura de limón, con cuidado de no rallar la parte blanca pues amarga.
RELLENO
200 gr de mermelada de frambuesas

Proceso:
-Ablandar la mantequilla hasta que esté pomada, añadir el azúcar, la sal y el huevo poco a poco, a poder ser con el accesorio de varilla hasta que esponje.
-Mezclar el resto de ingredientes y añadirlos a la mantequilla montada.
-Esta receta es para un molde desmontable de unos 22 cm de diámetro.
-Separar un trocito de la masa con las que haremos luego las tiras para adornar por arriba.
-Estirar con rodillo y forrar el molde dejando un borde lateral de unos 2 cm de altura y rellenarlo con la mermelada, decorar con las tiras y hornear.
-Horno 180º unos 25-30 minutos.

Os he puesto varias fotos que encontré en internet para que veáis diferentes acabados, los más perfectos están hechos con un aparatejo de esos que tanto me gustan y cortan la rejilla perfecta, pero tiene más mérito hacerlo a mano con cuchillo. Es preferible dejar reposar de un día a otro antes de consumir, para acentuar el delicado sabor de las especias amalgamado con el resto de los ingredientes.

Espero que os salga rica y os guste tanto como a mí.

Escucho: Chiara Mastroianni – The eye of the tiger

18 comentarios:

Esther Sánchez dijo...

Me ha encantado todo lo que explicas sobre esta tarta, seguro que es muy sabrosa, probaré a hacerla en cuanto pueda! :)

Un abrazo wapa, una pena que no nos hayamos podido ver por Sevilla!

besitosssss

Mayte Sánchez Sempere dijo...

Mmmmmm, me encantan esos pasteles y tartas centroeuropeos tan perfumados de especias... y ya con frambuesa, ni te cuento.

A ver si encuentro una receta y lo intento.

Besos,
Mayte

Zerogluten dijo...

Por qué te vendes tan cara? Nos tienes "abandonaitos"! Con las cosas tan bonitas e interesantes que cuentas y lo poquito que te vemos por aquí.
El caso es que llevo bastante tiempo queriendo hacer la Linzer Torte y no encontraba ninguna receta que me convenciera del todo. Esta tuya no solo me convence si no que la voy a adaptar a nuestra particular mundo sin gluten. Por cierto, los austriacos son auténticos fenomenos de la repostería porque la Dobos y la Sacher son dos de mis tartas favoritas.
Gracias por estar ahí todavía y un besazo enorme sin gluten

Nuria dijo...

buenas fotos y muy bien colocadas ejem ejem... y una bella historia tu Linzer, como siempre.

sí se vende cara Zerogluten, sí se vende cara...

La esencia de la bergamota dijo...

Gracias mi pequeña pandilla de visitantes, es lo que más me alegra de escribir un post, que os guste, en serio..

gracias

un abrazo

Domadora de Elefantes dijo...

¡ummm! ¡Cielos, este post engorda sólo con mirarlo! ¡QUÉ DELICIA!

Maria Jose dijo...

Que explicacion mas interesante!! me ha encantado...y desde luego las tartas de zona centro del continente son todas deliciosas, mil gracias por la tuya...besitos

VINCENT dijo...

Hola,

Su blog ha captado nuestra atención por la calidad de sus recetas.

Agradeceríamos que lo registre en Ptitchef.com para poder indexarlo.

Ptitchef es un directorio que referencia los mejores sitios web de
cocina. Cientos de blogs ya se han inscrito y disfrutan de Ptitchef
para darse a conocer.

Para suscribirse a Ptitchef vaya a
http://es.petitchef.com/?obj=front&action=site_ajout_form o en
http://es.petitchef.com y haga clic en "Anade tu blog " en la barra la
parte superior.

Atentamente,

Vincent

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
La esencia de la bergamota dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ana de Peru dijo...

hola, soy Ana de Perú, acabo de regresar de Linz en Austria y he probado esta torta y comome encantó busque la receta y te encontré,tambien a mí me gustó mucho la historia de la torta.
Me gustaría saber como se hacen esos gnudel de semola que ponen en unasopa muy rica que he probado.
gracias.

La esencia de la bergamota dijo...

Hola Ana, bienvenida a mi pequeño espacio gastronómico. En respuesta a tu pregunta: deberías buscar la receta como Knodel o Knodel soup. Knodel es una albóndiga de patata, sémola u otros ingredientes que utilizan mucho en la gastronomía de Austria, Alemania y también Suiza, incluso lo venden en los supermercados como el puré de patata instantáneo, para añadir agua y hacer las bolas. Espero que te sirva de ayuda, seguro que en internet encuentras alguna receta que te sirva. Un abrazo y gracias por tu visita.

María Magdalena dijo...

Estaba precisamente buscando esta receta que con el cambio de casa, no la pude encontrar. Tu receta es justo lo que me recuerdo que la hacía todas las Navidades mientras viví en Alemania y Holanda. Sólo te faltó un pequeño detalle: a la receta le faltó chocolate amargo en polvo que es lo que le da ese color oscurito. Pienso hacer la torta uno de estos días ya que hay que hacerla con bastantes días de anticipación para que repose. Volveré a tu blog para contarte cómo me resultó. MUCHAS GRACIAS.

María Magdalena dijo...

Hola, aquí estoy cumpliendo lo que prometí. Preparé la Linzer Torte con tu receta y quedó fabulosa. La gente conocida a las que les dí a probar.......me empezaron a encargar la famosa tarta. Te felicito y a la vez te agradezco el haber compartido tu receta. Un gran abrazo desde Chile.

La esencia de la bergamota dijo...

María Magdalena, me alegra muchísimo saber que te ha sido útil la receta y mi blog. También es una de mis tartas favoritas, pasé parte de mi infancia en Suiza merendando porciones de esta tarta y de la Schwarzwälder Kirschtorte, que seguramente, si viviste en Alemania también adorarás.. En fin, un placer tu visita. Hasta cuando quieras

Mario E.Olivera dijo...

cUANDO visitamos la ciudad de Linz con mi Sra.fuimos a la cafeteria/pasteleria y compramos esta torta.
La verdad es exquisita, lastima que esta tan lejos de donde vivimos.
Mi nombre es Mario Olivera y mi ESPOSA Beatriz Linz Caceres, vivimos en Montevideo capital de Uruguay.

PD . qUEDA en AMERICA del SUR.
eL SEGUNDO nombre de mi sra. es Linz, por ese motivo fuimos a conocer dicha ciudad.
cHAU.

La esencia de la bergamota dijo...

Qué historia tan bonita Mario, gracias por compartirla en mi blog. Espero que con esta receta podáis recordar ese viaje a Austria. Es una receta sencilla y muy rica. Un saludo desde Madrid

Mar dijo...

Yo siempre que voy de visita a Suiza, tengo la suerte de contar con una segunda mamá que me hace su linzertorte casera. Para daros envidia, os diré que utiliza las frambuesas de su propio jardín...¡Qué maravilla! Ese sabor es un recuerdo que siempre que evoco me lleva de vuelta con mis amigos alli.
Mi mamá suiza también hace una trarta de ruibarbo, bien sencilla, pero también deliciosa, que yo no he conseguido todavía copiar...
Muy bonito el blog, enhorabuena y saludos.